EL BLOG

Pese a lo longevo -por poco activo- de este blog, había un campo del noble arte blogueril -seguramente muchos- en el que no habíamos plantado aún pendón alguno, o sea, reseña, y es el de los blogs gastronómicos. Y aunque lleve poco tiempo fisgando esa parcela de la “blogocosa”, creo intuir que no es lo mismo blog “gastronómico” que de “cocina” o de “recetas”,…

Hace poco, sin embargo, y merced a uno de esos saraos de blogueros que tanto me gustan (Pintxos & Blogs, primer viernes de cada mes en San Sebastián), tuve oportunidad de conocer y molestar a uno de los representantes de dicha parcela, y para más inri, “del país”. Se trata de David de Jorge, también conocido en otras redes como @Robinfood, quien mantiene en esa dirección y dentro del sistema de blogs de El Diario Vasco una bitácora en la que reflexiona, discute y sienta cátedra acerca de platos, restaurantes, cocineros y tendencias, con un estilo a veces punzante, otras culto y otras desenfadado, y en el que suele recoger reseñas de otros colaboradores en torno a temas relacionados con los fogones. No sé si como cocinero pueda resultar relevante que tiene como socio a otro cocinero vasco, que dicen tiene un gran potencial, un tal Martín Berasategui.

Sin duda la de cocinero es, junto a la de político comprometido o deportista de élite, una de las profesiones que uno pensaría menos proclives para  ponerse a escribir, por la dedicación y falta de tiempo que conllevan, aunque también una de las que más posts “gloriosos” podría aportar al acervo común que inopinadamente estamos construyendo con internet y la web social.

Por eso agradezco a David sus posts, y, sobre todo, esta entrevista.

LA ENTREVISTA

1.- ¿Cómo y por qué empezaste a bloguear? ¿Has tenido / tienes alguna otra bitácora aparte de ésta?

Realmente no sé exactamente por qué, pero fue a raíz de la publicación de un libro que edité con RBA. Me empeñé en que aquellas páginas tuvieran una prolongación en la red a través de un blog y hasta hoy. Además de www.daviddejorge.com, también edito Robin Food, el micromedio de gastronomía de Soitu.es, que es un portal informativo brutal al que estoy muy orgulloso de pertenecer, son todos unos bandidos.

2.- ¿Quiénes son tus “compinches y colaboradores”? ¿Quién puede disfrutar de esa condición?

Como ocurre en las viejas embajadas en desuso, todos mis compinches son aristócratas del desastre, del vicio y el fornicio. Quiero decir que no dan pie con bola, pero son especialistas en todo tipo de ayuntamientos carnales y en bajar a por vino a la bodega. Pasean por el blog como Pedro por su casa y de vez en cuando me obsequian con alguna grata colaboración escrita, pero no es muy habitual. ¿Quiere usted apuntarse? Espero que me salga más productivo que Lord Worldgate o el Conde de Eguía y Lancastershire.

3.- ¿Cómo te definirías como bloguero? ¿Y como cocinero?

Ya lo pone en la cabecera, mi ego como escritor de narrativa ligera y blogs está a la misma altura que el de cualquier chef de altos vuelos, es decir, ¡por las putas nubes! Soy bloguero sin pelos en la lengua, no pierdo oportunidad para meter el dedo en el ojo a los que se lo tienen muy creído, en gastronomía hay mucho cursi suelto. Respondiendo a su segunda pregunta, guisando me considero un “cocinero sin bobadas”.

4.- ¿A qué te suena, o a qué te sabe, el concepto “web 2.0”?

Suena pequeño pero matón y a mucho trabajo. Como esto de las generaciones web siga evolucionando a tanta mecha, a algunos no les va a quedar tiempo ni para dormir, vaya peñazo.

5.- ¿Hay una “blogosfera cocinera”? Aparte de ti y tu socio, ¿quién más la compondría?

La blogosfera gastronómica es muy grande, pero no abundan las perlas cultivadas. Cocinar es un asunto serio y trabajoso que consume todas las horas del día, así que permitirse mantener un blog es tarea complicada e imposible para casi todos los grandes cocineros. El primer chef de altos vuelos que abrió su blog fue Santi Santamaría, que además me consta que lo mantiene personalmente. Martín Berasategui vino un poco más tarde y no hay mucho más. En la pestaña “date un voltio” de mi blog están todos los que sigo habitualmente. De todas formas el primer cocinero que se tomó en serio internet hace ya muchos años, fue el donostiarra Koldo Royo.

6.- ¿Nos hablas de la empresa Gourmandia Gastronomía? ¿Te consideras un emprendedor?

Gourmandia es una compañía especializada en la creación y gestión de contenidos, soportes gastronómicos, libros, producción televisiva, fotografía, colaboraciones en prensa, internet… y todo lo que se te pase por la cabeza relacionado con la comunicación entre fogones.

Editamos nuestras propias aventuras vitales, aprovechando hasta la última miga del conocimiento culinario generado tras muchos años de duro trabajo, algunas estrellas michelín y miles de comensales felices. Ofrecemos contenidos que gustan, divierten y entretienen, recetarios, ensayo, ilustración o lo que se tercie. Colaboramos con las mejores editoriales especializadas. Todo nuestro equipo es “purita dinamita”.

7.- ¿Crees que blogs y redes sociales podrían ayudar en algo a restaurantes y cocineros?

Sin ninguna duda la información gastronómica procesada a través de blogs o redes sociales se extiende como una mancha de aceite en el mar, nunca sabes dónde ni qué cabeza terminará pringando. Desde que estoy en Twitter o Facebook me escriben desde distintos puntos del globo interesándose por mis artículos.

8.- ¿Cuál es el plato que mejor te sale?

Muchos, pero el guiso pausado es lo que más me “pone”, da igual que sea pescado, carne, fruta o lo que tercie.

9.- ¿Cómo ves el estado de la “cocina guipuzcoana”, si eso existe? ¿Y de la vasca?

Tenemos una joven cantera impresionante que las está pasando canutas en sus establecimientos. No son buenos momentos para la lírica y los años que se avecinan serán buenos para que todos nos coloquemos en el sitio que nos corresponde. Siempre digo que el cliente gourmand va a ser el verdadero protagonista de estos nuevos tiempos que llegan. Se acabaron las chorradas, llega una nueva era de gastronomía con sentido común que desenmascarará a los egochefs más horteras.

10.- ¿Qué medio prefieres para informarte o entretenerte? Televisión, libro o periódico en papel, internet.

La verdadera información está escondida en la buena literatura. Las mejores páginas escritas sobre gastronomía están en las grandes novelas, en algunos sesudos ensayos, en los buenos relatos. En lo referente a mi mundo, casi todos los medios manejan la información gastronómica sin contrastar, echan mano del “copia y pega” que redactan las agencias y se fían de lo que les cuentan los “chefs”, que son los tipos más filibusteros y mentirosos que parió madre alguna. La literatura gastronómica de calidad es un género en peligro de extinción, como el “calamón común” del parque de Doñana.

11.- ¿Cómo es tu socio?

Un tipo enorme y amigo de sus amigos que atesora una energía desbordante, infinita y atómica. Es un chef producto de la fusión de protones y neutrones que ama su tierra, su oficio y que lo pasa pipa trabajando. Nos contagia su entusiasmo, es muy difícil seguirle. Acaba de cumplir cincuenta tacos y está en el mejor momento vital de su carrera. En ese punto estamos. ¿Qué le parece?

12. ¿Nos recomiendas algún otro blog en torno a la gastronomía, que no sea el de Martín?

Lean:

Anuncios