Desde este momento, y casi dos años después de iniciar este vuestro blog, me veo obligado a denegaros la publicación inmediata de vuestros comentarios. Un indeseable se ha dedicado a inundar el blog de mayúsculas y mensajes insultantes o sin sentido. Podeis seguir comentando, pero yo moderaré la publicación de esos comentarios.

Lo siento.