EL BLOG

Entre la diversa fauna que se puede encontrar un bloguero despistado en las ya famosas sesiones de Aprendices, hoy vamos a hablar de un señor que suele aparecer en ellas exquisitamente vestido, y que se sitúa a sí mismo en el vagón de cola de las habilidades informacionales que se nos suponen  a los demás (es un embaucador, como bien vereis), pero que de carecer efectivamente de ellas las supliría con creces con otro tipo de habilidades, relacionadas con la combinatoria de las palabras que, al menos a mí, me vendrían estupendamente.

Este señor, además de adicto al bitacoreo, está enviciado con la Literatura, con el arte de contar historias, y él mismo las cuenta excepcionalmente, como bien hemos comprobado los lectores de su última novela re-publicada, “Las lágrimas de Eurídice”. Se llama Fernando García Pañeda, y su blog, “Territorio enemigo”. (Aquí vendría lo de “¡un fuerte aplauso!”, pero no estamos en un programa “del corazón”, así que lo que viene es una recomendación a leerle, se cual sea el medio que prefiera el lector o lectora).

“Territorio enemigo” es un cajón de sastre, perdón, de escritor, donde Fernando nos regala con reflexiones sobre el apasionante mundo de las féminas, piezas cortas propias, opiniones sobre el  mundo como él lo ve y sobre la literatura. Vamos, un “De todo un poco”, pero mesurado y con calidad extrema. Como la calidez del autor, que muy amablemente nos habla en la siguiente entrevista. Muchas gracias, Fernando, y nos vemos en Aprendices -4.

LA ENTREVISTA

1.- Llevas un año, según confesión propia “en territorio enemigo”. Aparte de lo de francotirador -de ideas-, ¿sigue siendo un territorio amenazador éste de los blogs?

Precisamente todo lo contrario. Puede ser un buen refugio de ideas y ante la vida en general. Hay ejemplos de magníficos blogs que sirven a sus autoras/es de desahogo y de ajuste de cuentas con la vida real. Además, cada nueva incorporación a la blogosfera siempre es bien recibida por sus habitantes y no dejan de usarse palabras de bienvenida. Y todo ello sin perjuicio del anonimato que brinda esta herramienta, hecho por el que podría pensarse en todo lo contrario. Aunque por la vida me sienta un francotirador, en el blog me siento un pacífico vecino.

2.- Espero que no te esfuerces en negarlo, porque es evidente, pero eres un autor romántico (que lo sepas). ¿Qué dirías a alguien que pensase que romanticismo y blogs son conceptos reñidos y demasiado separados en el tiempo?

Aunque me consta que lo dices con la mejor intención y con ánimo de elogiar, seguiré renegando del romanticismo en su sentido propio; y tiene sus porqués, pero no creo que este sea espacio para ese debate.
En todo caso, no creo que sean conceptos reñidos en absoluto. El romanticismo, en sentido amplio y positivo, puede encontrarse no sólo en blogs literarios o íntimos, sino en cualquiera, siempre que la sensibilidad de quien lo maneja tenga esa característica.

3.- ¿Existen las musas? ¿Son diferentes la musa de la Literatura y la de los Blogs? ¿Tiene musa tu blog?

Existe la inspiración, por supuesto, llámese en forma mitológica o no. La inspiración existe a la hora de escribir un poema, una novela, un ensayo sobre matemáticas o un blog. Pero ojo, la inspiración sólo llega con el esfuerzo y la constancia en tratar de sacar adelante lo que se pretende. A mí no me convence el manido tópico de “hoy no estoy inspirado”. Puede ser cierto en una pequeña parte, porque hay días en que la pluma parece volar y días en que pesa una tonelada. Pero si no estás delante del papel o del teclado, está claro que la inspiración no llega.
Mi blog, desde luego, no tiene una musa específica. Si acaso, mis lectoras.

4.- Dicen por el mundo real (está grabado en sólido papel), que tienes relación con el malvado turco. ¿Podrías contarnos cómo se gestó y si continúa ese contubernio? ¿Cómo ves la situación de aquel país en la actualidad?

Se gestó, como no podía ser menos, en el primer viaje que hicimos por aquellas tierras. Se consolidó con los posteriores, y aún dura, aunque por circunstancias hace unos cuantos años que no he podido repetir. Lo mejor, pero en absoluto lo único, es su gente. Habrá de todo, como en todos los sitios, pero todavía subsiste una gran amabilidad y el ancestral sentido de la hospitalidad, que proviene de sus antepasados nómadas.
Existe bastante confusión en cuanto a la situación del país, algo propio en la sociedad de la fast-information-food en que vivimos. En primer lugar, no tiene nada que ver con sus vecinos árabes del sur; de hecho, árabes y turcos han sido tradicionales enemigos desde que éstos arribaron desde las estepas asiáticas. La religión, aunque muy arraigada, tampoco tiene el mismo carácter de omnipresente que en países del entorno.
Habría que recordar que la Turquía de hoy es un país muy joven de tan sólo 84 años de vida. Aunque son herederos del Imperio Otomano, el régimen republicano (mal llamado “kemalista” a pesar de su fundador) fue una ruptura total y absoluta con el sultanato en todos los órdenes de la vida, y al día de hoy se empiezan a ver los frutos reales de un cambio tan abrupto.
Sería una jugada maestra por parte de Europa reconocer la evidencia e incorporar a este país en su seno con todas las consecuencias. Por muchos motivos que tampoco es el caso de detallar.

5.- Cuéntanos algo que creas que no se sepa sobre “Las lágrimas de Eurídice”.

Algo así como: ¿Los dos años que me costó publicarla por primera vez? ¿Los cambios que tuve que realizar, incluido el título, a petición de mi primer editor, y que en esta nueva edición he eliminado? ¿Lo bien que se lo pasó Pérez-Reverte leyéndola, según una carta manuscrita que me envió?

6.- ¿Tan diferente es la filosofía / psicología / modo de pensar femeninos de sus homónimos masculinos? (Asumiendo aquello de que los hombres pensemos).

Aunque se ha convertido en un tópico, es evidente que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. El modo de pensar es perfectamente complementario, pero bien distinto. En la mayoría de los casos, no siempre, la filosofía femenina es más aguda. E incluso pragmática, porque si bien sus razonamientos son más intuitivos que racionales, van dirigidos siempre a conclusiones acertadas. No interesa el porqué de las cosas, sino penetrar en ellas adaptarlas a las circunstancias de cada caso. Y aunque a ellas les resulte algo natural, a una parte de nuestro género les intimida (y a veces les pone violentos), a otros les confunde y a unos pocos nos resulta sumamente atractivo.

7.- ¿Escribirías una novela – blog? ¿Y un folletín – blog?

El folletín sería más apropiado para el formato de un blog. Y sería una buena idea, en caso de tener tiempo para dedicarse a ello. Lo malo es la mala prensa que tiene: hasta el propio nombre tiene hoy un cierto carácter peyorativo, pero hay grandes obras literarias que fueron concebidas de esa manera. El talento no entiende de formatos, estilos ni géneros.

8.- ¿Cambiarán los blogs el mundo? ¿Llegaremos a conocer realmente un mundo 2.0? ¿Cómo adjetivaría un hombre de letras como tú eso que los malvados administradores de sistemas e informáticos (genuinos e intrusistas) en general llamamos “2.0”?

La bola de cristal no me funciona bien últimamente, así que no puedo contestar categóricamente. En todo caso, lo previsible es que modifiquen ciertas cosas de este mundo, pero no creo que lleguen a darle un cambio radical.
El 2.0 a mí me parece enriquecedor. Enriquecedor porque nos otorga a los simples mortales herramientas para acceder a todo el mundo; para hacer que la voz de cualquiera se oiga, aunque sea poco; para crear redes sociales que, de otro modo, sería imposible o muy dificultoso llevar a cabo; para compartir muchas cosas… Y el mundo de las letras tiene ante sí un potencial que al día de hoy no se puede siquiera calibrar. Creo que, por muy de letras que se sea, renunciar a este mundo es propio de cavernícolas.

9.- Aprovechándome de tu generosidad, y dado que en cierta solapa de cierto libro se afirma que conoces el idioma judeo-español, ¿podrías dejar una dedicatoria en ese idioma a los lectores de esta entrevista?

Pujados i no amenguados ke estesh, kon pas, repozo i sanedad a todos. Que estéis animosos y no decaídos, con paz, serenidad y salud para todos.
Anuncios