EL BLOG

Bienvenid@ de nuevo a este rincón demasiado tiempo abandonado. Casi hace un mes del último blog comentado y de la última entrevista, y este blog andaba, siendo muy optimistas, “de capa caída”. Tan es así, que cuando pensé que había que hacer algo, quien primero se me vino a la cabeza fue un héroe mitológico, pues la labor lo requería.

Porque aunque se “habite” (es un decir) en el Tártaro (el infierno de los antiguos griegos), una persona que no hace más que una y otra vez empujar una piedra por la ladera de una montaña para una y otra vez volver a empezar (la piedra se cae siempre, y es que quizás los griegos ya sabían algo de la teoría de la gravedad), no puede menos que ser considerada un héroe, como es el caso de nuestro protagonista de hoy.

En el “plano blog”, hablamos de “La Maldición de Sísifo”, y en el plano humano, su autor prefiere que le llamemos Telémaco.

El suyo es un blog personal y la capa élfica de invisibilidad con que se cubre el protagonista le permite criticar libremente, opinar y de vez en cuando contarnos los chismes que corren por el Tártaro, o avisarnos de que incluso “allá abajo” los fenómenos de nuestro cielo son también dignos de verse.

Nadie mejor que él para explicarnos los porqués de su blog. Muchas gracias, nos leeremos y nos veremos por el barrio de Julen.

LA ENTREVISTA

1.- ¿Por qué elegiste a Sísifo y su leyenda como metáforas?

Elegí a Sísifo porque en mi vida profesional cada vez me sentía más identificado con él. Lo absurdo e inútil de los trabajos que me encargaban hacer, las órdenes contradictorias.

Creo que es una buena metáfora de lo absurdo de la vida laboral en estos tiempos.

Para mayor coincidencia, me ha ocurrido varias veces que después de dedicar varios años a dirigir un equipo y terminar con éxito un proyecto muy importante, ver cómo llega una orden de arriba y todo el trabajo se desecha.

2.- Sísifo está continuamente realizando un trabajo inútil; en cambio, tú te defines como “feliz”, ¿podrías iluminarnos de modo que podamos alcanzar parte de esa felicidad?

Al principio no fue así, de hecho pasé un larga etapa bastante dura. Pero un día toqué fondo y me replanteé “qué es la felicidad”. Llegué a la conclusión de que la felicidad no es algo absoluto que dependa de las cosas que te pasen, es un sentimiento totalmente relativo que sólo depende de la diferencia entre lo que te ocurre y las expectativas que tuvieses.

Las cosas que te ocurren muy a menudo están fuera de tu control, pero las expectativas son totalmente controlables.

Cuando tocas fondo y te das cuenta de que el mundo en que te desenvuelves es absurdo, que no sigue las leyes de la lógica y el sentido común, que el trabajo es inútil, que el éxito no se reparte a los que destacan en aptitud o actitud, sino que se reparte entre parientes, amigos y tontos útiles. Cuando de repente eres consciente que hagas lo que hagas todo seguirá siendo absurdo tus expectativas son CERO y eres feliz.

Obviamente te buscas otras expectativas “distintas”, dejas de seguir a la zanahoria detrás del palo y comienzas a disfrutar intensamente de todas las pequeñas cosas que siempre han estado ahí pero no mirabas porque corrías demasiado y la ambición te deslumbraba.

3.- A veces también te defines como transparente, ¿quién debería verte y no te ve?

Es un juego de palabras con muchos matices. El principal es que soy transparente porque no tengo secretos, no oculto nada y digo todo lo que sé y todo lo que siento.

También es cierto que pienso que a nivel profesional tengo mucho que aportar que no se ve; pero en este aspecto me siento el único responsable, no tengo la habilidad suficiente para hacerlo visible. Me temo que no me sé vender.

También es una forma irónica de quejarme de los que aún viéndome hacen como si no me vieran. ¡Hay tanta gente que se comporta como los niños en el colegio! Quieren poder, quieren eliminar competidores, deciden que estás en mitad de su camino y se dedican a hacerte el vacío, a tratarte como si fueses transparente.

4.- Blogs y empresa, blogs y trabajadores…, ¿tú cómo lo ves?

Me parece utópico. Al wiki sí que le veo muchísimo futuro como forma de organizar la información de las empresas, si por mí fuese los implantaría ya. Pero en los blogs más que información se expresan opiniones y emociones… y en las empresas, por mucho que digan lo contrario, sólo importan las opiniones y emociones del jefe.

5.- ¿Qué les falta a las empresas para humanizarse?¿Es labor imposible, o sólo muy difícil?

Es difícil, pero siendo optimistas yo creo que las empresas “humanizadas” son más competitivas, y si esto es cierto el sentido común me dice que sólo es cuestión de tiempo y de selección natural. El problema es que yo he dejado de creer en el sentido común como herramienta válida para juzgar lo que ocurre en las empresas.

6.- ¿Cómo piensas que evolucionarán los blogs?

Es muy difícil saberlo. Quizás de alguna manera la simple conversación evolucione hacia otros tipos de relaciones sociales imbricándose más con el mundo real o quizás al contrario y se haga más superficial.

7.- ¿Cómo te recompensa tu blog del esfuerzo que inviertes en él?

Ha enriquecido mis relaciones sociales, me permite contrastar opiniones. Me permite verbalizar mis “neuras”. Y me permite expresarme con libertad y liberar energía creativa.

8.- Los dos coincidimos frecuentemente en el barrio bloguero de Julen, pero seguro que tú tienes también tu propia barriada, ¿nos la podrías describir brevemente?

Mi barrio es muy cambiante, la mayoría de los vecinos están de paso, constantemente unos se van y otros nuevos vienen, aunque algunos son más estables hasta el punto que los considero amigos. Además es un grupo maravillosamente heterogéneo en todos los sentidos, son amigos de los que presumo y estoy orgulloso.

9.- ¿Qué te aporta o te evita el anonimato?¿Es extremo o ya has caído en la tentación de los encuentros presenciales de blogueros?

Me aporta libertad. Me permite bloguear “en pelotas” (y no me refiero a la ropa). Aunque no es anonimato extremo, a varios de los habituales de este blog les he revelado mi identidad.

Anuncios